La psicología del regalo: Cómo aprovecharla para elegir el regalo publicitario perfecto

      Comentarios desactivados en La psicología del regalo: Cómo aprovecharla para elegir el regalo publicitario perfecto
psicologia del regalo
  1. ¿Qué es la psicología del regalo? 
  2. Fundamentos de la psicología del regalo
    2.1. El principio de reciprocidad
    2.2. El sentimiento de pertenencia
    2.3. La química de la felicidad
    2.4. Reconocimiento y lealtad
    2.5. Psicología del donante
    2.6. Fortalece los vínculos sociales
  3. Entiende a tu audiencia para saber qué regalar
  4. El poder de la personalización
  5. Factores clave para elegir un regalo publicitario
    5.1. Las tres pautas para conseguir el regalo ideal
    5.2. Cómo hacer el regalo perfecto
  6. Estrategias para maximizar el impacto

¿Sabes cómo hacer un buen regalo promocional? Es todo un arte, pero también una ciencia que podemos aprovechar para conseguir un gran impacto, con pocos recursos y con solo teniendo en cuenta la psicología de los regalos.

Sacar el máximo partido y acertar de pleno es más sencillo de lo que parece, pero ¿cómo?

¿Qué es la psicología del regalo?

La psicología del regalo es básicamente la ciencia que estudia cómo los regalos afectan nuestras emociones, pensamientos y comportamientos.

Resulta que cuando recibimos un regalo, se activan una serie de emociones y procesos mentales que suceden en nuestras cabecitas.

O sea que podemos decir que es todo aquello que tiene que ver con el regalo o el acto de regalar y que influye en la percepción y los sentimientos del regalado.

Bueno,  pues eso es la psicología del regalo en acción y hay un montón de causas y efectos que influyen en esos sentimientos y bien lo sabe Papá Noel.

Fundamentos de la psicología del regalo

¿Qué es un regalo? Una tradición y está muy presente en la sociedad por ejemplo, en navidad, cumpleaños, aniversarios, etc. Forma tanto parte de nosotros que también se ha integrado en las compañías.

Pero claro, el regalo de empresa no es solo una acción en la que se da algo. La realidad es que es una estrategia que se basa en la psicología humana para conseguir resultados emocionales y conductuales.

Y entenderlo mejor y saber cómo aprovecharlos, tenemos que saber principios clave de la psicología del regalo.

El principio de reciprocidad

Cuando alguien recibe un regalo, se siente en deuda de alguna manera. No necesariamente con un regalo físico de vuelta, pero sí con un deseo de corresponder de alguna forma. Esto se llama ley de reciprocidad.

Y sí, esto y también suele pasar en el contexto empresarial. Cuando una compañía nos da un obsequio, consciente o inconscientemente, sentimos una inclinación a devolver el favor, tal vez prefiriendo sus productos o servicios la próxima vez.

El sentimiento de pertenencia

Recibir un regalo de una empresa puede hacernos sentir parte de algo más grande. Este sentimiento de pertenencia es clave para fortalecer la lealtad del cliente y mejorar la percepción de la marca.

Por empleo, si nos regalan camisetas personalizadas, al llevarla puesta nos sentimos parte de esa comunidad y nos conecta directamente con la marca.

La química de la felicidad

Cuando recibimos un regalo, nuestro cerebro libera endorfinas y dopamina, esas pequeñas moléculas de la felicidad que nos hacen sentir bien.

Esta reacción química no solo nos hace sentir eufóricos en el momento, sino que también nos vincula emocionalmente con la persona o empresa que nos dio el regalo. Es una dosis de felicidad que se queda grabada en nuestra memoria aunque no nos demos cuenta.

De hecho, según un estudio de 2019 llamado Social Cognitive and Affective Neuroscience, un regalo influye mucho en la predisposición, el desempeño y la regulación de la conducta.

Reconocimiento y lealtad

Un regalo es una forma de reconocimiento y validación. Al final, nosotros entendemos que si alguien gasta su tiempo y dinero pensando en un detalle para nosotros, significa que nos aprecia y valora, ya sea un amigo o una empresa.

En el ámbito corporativo, recibir un regalo puede hacer que un cliente se sienta especial y apreciado, lo que fortalece su relación y lealtad con la marca. Lo que viene a ser que lo miramos con otros ojos.

Psicología del donante

Tranquilo, que no solo hay beneficios para el que lo recibe. Dar regalos no solo hace sentir bien a quién regala sino que las empresas que regalan muestran su lado más humano y generoso. Y esto, refuerza la percepción y la imagen positiva. Todo beneficios.

Fortalece los vínculos sociales

El regalo ideal no es un mito, y no tiene que ser algo caro o extravagante. Lo que realmente importa es el detalle, la intención y el significado del regalo.

Como es una manera de demostrar que valoramos a quien lo recibe, ya sea a nuestro equipo o al cliente, mejora la relación y se crea un vínculo. Y más si lo personalizamos.

Por ejemplo, si nuestro target son personas que teletrabajan, artículos como soportes para portátiles, ratones, tapas para webcams o auriculares personalizados con el logo de nuestra empresa les hará sentirse más conectados con la marca.

Entiende a tu audiencia para saber qué regalar

¿Le darías lo mismo a tu colega del trabajo que a tu abuela? ¡Claro que no! La clave está en conocer bien a la persona para dar en el clavo. Lo mismo pasa con los regalos publicitarios. Si queremos que nuestro regalo realmente impresione y deje huella, primero tenemos que ponernos en los zapatos de tu audiencia.

Para saber qué regalar hay que pensar en qué le gusta, cuáles son sus problemas, sus necesidades, sus hobbies, valores, etc. ¿aman la tecnología o la naturaleza? En ese caso, los regalos relacionados con gadgets o actividades outdoor como los relojes inteligentes o las botellas térmicas podrían ser perfectos. Y si el regalo puede resolver sus problemas o necesidades, es un acierto seguro.

¿Cómo conseguimos todos estos datos? Pues con una investigación de mercado como encuestas, análisis de redes sociales o incluso podemos preguntarles directamente.

El poder de la personalización

Desde el punto de vista psicológico, los regalos personalizados tienen un impacto mucho más profundo que los genéricos. Pero, ¿por qué?

Pues la principal razón es que refuerzan la idea del esfuerzo. Una compañía que escoge hacer un detalle personalizado con el logo de su empresa significa que ha gastado tiempo y recursos en hacer un poco más especial ese recuerdo.

Por eso, mejora el vínculo emocional con la marca. Un regalo genérico puede ser útil y bonito, pero un regalo con personalización nos toca la fibra y encima, de forma duradera.

Factores clave para elegir un regalo publicitario

Como hemos visto, hay algunos detallitos que es mejor tener en cuenta si queremos un efecto en la mente y en las emociones de nuestros queridos clientes, socios y empleados. Pero la clave para conseguir el top es seguir tres sencillas pautas:

Las tres pautas para conseguir el regalo ideal

  1. Como hecho a medida: Lo mejor que podemos hacer es que sea adecuado para la persona y la ocasión, y encontrar el equilibrio perfecto entre lo que le gusta y lo que realmente necesita.
    2. Con nuestro esfuerzo: Para hacer un regalo perfecto gastamos horas y dedicación en encontrarlo y eso debe de notarse. Que se vea que pusimos empeño en creatividad y el tiempo que le dedicamos.
    3. Tenemos que ser empáticos: Lo ideal es sorprender y alegrar al destinatario, mostrándole que realmente lo conocemos y nos importa.

Cómo hacer el regalo perfecto

Muchas personas creen que el valor de un obsequio perfecto está relacionado con el dinero que invertimos, ¿tú también lo crees?

Pues la realidad es que algunos estudios como el realizado por la Universidad de Stanford llamado “Money can’t buy love”, indican que el precio no tiene nada que ver.

Y ¿si el dinero no importa, qué es lo que más valoramos? Pues, nada más y nada menos que la utilidad. Exacto, preferimos algo que podamos usar antes que solo sea bonito. Y no solo es que nos inclinemos por lo útil, sino que además, lo recordamos y lo valoramos mucho más.

Además, si lo hacemos atractivo y elegimos el momento adecuado tenemos la fórmula para el regalo perfecto.

Estrategias para maximizar el impacto de nuestros detallitos

¿Quieres que tu regalo corporativo no pase desapercibido? Aquí te van algunos consejazos prácticos que te ayudarán a asegurarte de que tu obsequio sea todo un éxito:

  • El ojo puesto en eventos relevantes: Una de las mejores formas de maximizar el impacto de un regalo es elegir el momento adecuado para darlo. Así que, hay que estar atento a los eventos o acontecimientos más importantes de nuestro sector y fuera de él. No solo aumenta las posibilidades de que sea bien recibido, sino que también crea una asociación positiva con la marca en un momento clave.
  • Cuidar la presentación del regalo: La primera impresión cuenta. Y aunque la idea es que sea útil, también se valora que la presentación sea atractiva y refleje el valor que quieres transmitir. Por ejemplo, podemos cuidar cómo lo envolvemos o añadir una nota para conectar con nuestro target.
  • Seguir el post-regalo: No termina todo cuando entregamos el regalo. El seguimiento es clave para mantener y fortalecer la relación. Podemos enviar un email de agradecimiento o hacer una llamada para saber opiniones. Y todo esto no solo dice que tenemos interés sino que nos sirve como fuente de información.